Flashmob mdq!

18 06 2010

“despabilar las mentes dormidas”

por el Patrimonio Histórico Marplatense

La vida de un hombre es un cúmulo de situaciones fortuitas, y si ninguna de ellas es similar a otra, al menos estas situaciones son, en la inmensa mayoría, tan indiferenciadas y sin brillo que dan perfectamente la impresión de similitud. El corolario de este estado de cosas es que las escasas situaciones destacables conocidas en una vida, retienen y limitan rigurosamente esta vida. Tenemos que intentar construir situaciones, es decir, ambientes colectivos, un conjunto de impresiones que determinan la calidad de un momento.

Si tomamos el ejemplo simple de una reunión de un grupo de individuos durante un tiempo dado, habrá que estudiar, teniendo en cuenta los conocimientos y los medios materiales de que disponemos, la organización del lugar, la elección de los participantes y la provocación de los acontecimientos que conviene al ambiente deseado. Es cierto que la potencia de una situación se ampliará considerablemente en el tiempo y el espacio con las realizaciones del urbanismo unitario o la educación de una generación situacionista. La construcción de situaciones comienza tras la destrucción moderna de la noción de espectáculo. Es fácil ver hasta qué punto el principio mismo del espectáculo está ligado a la alienación del viejo mundo: la no-intervención. En cambio vemos cómo las investigaciones revolucionarias más válidas en la cultura han intentado romper la identificación psicológica del espectador con el héroe para arrastrarlo a la actividad, provocando sus capacidades de subvertir su propia vida. La situación está hecha para ser vivida por sus constructores. La función del “público”, si no pasivo apenas figurante, ha de disminuir siempre, mientras aumentará la parte de aquellos que no pueden ser llamados actores sino, en un sentido nuevo de este término, vividores.

Nota de 0223.com.ar:

Un hecho cultural inédito se produjo este sábado entre las 11:30 y 11:36 horas, en la esquina de H. Yrigoyen y Belgrano de esta ciudad, puntualmente en el edificio de “Muebles Robert”. Se trató de un “Flash-Mob” (flash = destello, ráfaga; mob = multitud), movimiento en boga en Europa como expresión artística que consiste en una acción organizada mediante la cual un grupo de personas se reúne repentinamente en un lugar público, genera un hecho cultural, y luego se dispersa rápidamente como si nada hubiese pasado.

En esta primera edición la temática utilizada para el Flash-Mob fue la defensa del patrimonio arquitectónico de Mar del Plata, tan amenazado por estos días.

Mediante la acción conjunta de más de ochenta asistentes, convocados previamente a través de las redes sociales virtuales (facebook, correo electrónico y mensaje de texto) se tomaron masivamente imágenes del edificio en una suerte de “asalto fotográfico” que duró exactamente seis minutos.

El objetivo: “despabilar las mentes dormidas”, buscando que los vecinos, y los ocasionales transeúntes se sorprendan, pregunten, se despierten de la rutina urbana y se enteren que allí, frente a sus ojos, hay un “edificio patrimonial en riesgo, como tantos otros”.

Gracias Walter Scolz y Flashmob Mdp


Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: