“Cuando preguntan si sirve la Matemática, perdimos la batalla”

28 04 2010

Experta en didáctica de la Matemática, Sadovsky dice que un buen maestro debería alentar la resolución de problemas y la discusión de ideas. Y confiesa que cuando se pone el acento en el desafío intelectual, esta materia “gana fama”.

Sibila Camps.
scamps@clarin.com

Patricia Sadovsky


Patricia Sadovsky no sólo heredó de su tío —el prestigioso científico y matemático argentino Manuel Sadovsky — el amor por la matemática, sino también por la enseñanza de esta ciencia. Es doctora en Didáctica de la Matemática en la UBA. Dirige el área Matemática de la Colección Formación Docente de Libros del Zorzal, que ya sacó cinco títulos (uno de ellos, de su autoría). Y coordina tareas de investigación, capacitación de docentes y desarrollo curricular en la Secretaría de Educación de la Ciudad de Buenos Aires.

—¿Por qué la matemática tiene mala fama?

—Porque se acentúan sus aspectos más rutinarios —sobre todo en la escuela media—, y a menudo el objetivo de los docentes es la adquisición de ciertas destrezas de parte de los alumnos, que aparecen desvinculadas de los problemas que les dan sentido. La actividad matemática es también resolver problemas, discutir ideas, mostrar conjeturas. Cuando se pone el acento en el desafío intelectual, la matemática gana fama, porque para los chicos es muy gratificante el entender después de no haber comprendido.

—¿Cuándo se malogra la relación de los chicos con la matemática?

—En los últimos años de la escuela primaria y en los primeros de la secundaria, ya que cuando empieza la escuela, el chico está desesperado por aprender a calcular. Los chicos no soportan técnicas que no son accesibles ni saben para qué sirven. Las técnicas se aprenden vinculadas a los problemas que les dan sentido.

—¿La materia se enseña mal?

—No diría que se enseña mal, sino que hay que revisar el recorte que se hace. La enseñanza de la Matemática tiene un valor formativo más allá de la Matemática misma. La actividad matemática implica formulación de conjeturas, producción de argumentos para validarlas, resolución de problemas, discusión de ideas…

—¿Discusión? En el habla cotidiana decimos que “dos más dos son cuatro”, que “la matemática no se discute”, que es una ciencia exacta…

—El nombre de un concepto no caracteriza toda la actividad que se puede hacer alrededor de él. Puedo enseñar el criterio de divisibilidad por 4, o plantearme que entiendan por qué funciona ese criterio; entonces, además del enunciado tengo que enseñar otras cosas. Producir conocimiento no es sólo producir sentencias, sino también explicarlas.

—¿Qué formación debe tener un maestro primario para enseñar Matemática?

—En principio debe tener una buena fundamentación de los asuntos que se enseñan en la escuela primaria. Debe ser capaz de discriminar diferentes complejidades en los problemas; de alentar la producción de estructuras para abordarlos; de ayudar a los chicos a establecer relaciones. Pensar en la organización de la enseñanza de la Matemática es un trabajo matemático para el que el futuro maestro debería estar formado.

¿Hay suficiente bibliografía para la capacitación?

—Sí, y los equipos técnicos de las jurisdicciones producen más materiales, que en general están en las escuelas. También los hay para la enseñanza en el secundario, aunque en menor cantidad. Lo que se necesita, además, es generar en las escuelas espacios colectivos de trabajo, de reflexión y discusión. Cualquier cambio que se produzca, debe ser sostenido por un colectivo de docentes en el marco de la institución.

—¿Qué argumento les da a los chicos cuando le preguntan para qué sirve la matemática?

—Cuando preguntan eso es porque uno ya perdió la batalla. El profesor puede decir que sirve para aprender a razonar, pero darles decenas de cuentas. La satisfacción del alumno no se produce porque razona sino porque venció un desafío; porque, tras explorarlo, logró algo que al prin cipio le parecía esquivo.

—¿Por qué la matemática se enseña en forma disociada de la Física y de la Química?

—En la escuela secundaria, los estudiantes deberían aprender que la Matemática provee modelos para estudiar la realidad, y en particular la realidad física. Pero no se puede esperar que vinculen espontáneamente lo que aprenden en Matemática con lo que estudian en Física. Es un problema de interrelación entre los colegas. La clase no es un ámbito privado sino público; y la educación, un acto colectivo.

Del sitio Clarín.com


Acciones

Información

2 responses

10 05 2010
eltikoia

Gracias por escribirnos. Esperamos realizar un encuentro pedagógico en mardel, pero lo pospusimos para el último trimestre. Subiré más material. Un abrazo

9 05 2010
carolina

muy interesante lo que dicen, me gustaria que me ayudaran con mas herramientas porq soy al responable de la enseñanza de matematicas de niños de grado 2ª y avecese no se como hacer para q les guste las matematicas y ademas aprendadn…. gracias, y felicitaciones pro la pagina

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: