Un niño feliz es ruidoso, inquieto, alegre y revoltoso

Group of kindergarten kids friends playing blowing bubbles funAunque no nos gusten, debemos entender que el hecho de que los niños no paren quietos es normal. Están en la edad de descubrir y experimentar, y no deberíamos coartarles.

Un niño feliz, que disfruta interactuando y descubriendo el mundo, es ruidoso y revoltoso. Ahora bien, en los últimos tiempos está apareciendo un movimiento que nos llama mucho la atención y que nos preocupa: la “niñofobia.

Seguir leyendo “Un niño feliz es ruidoso, inquieto, alegre y revoltoso”