Educación, un acuerdo possible.

29 09 2018

Políticas educativas en Argentina. Una propuesta mas

Durante seis años nos reunimos casi todos los meses. Teníamos una misión imposible. En un país atravesado por trincheras ideológicas y atrapado en la emergencia, decidimos estudiar juntos todos los niveles del sistema educativo argentino, desde inicial a la universidad, incluyendo la formación docente. ¿Nuestro objetivo? Elaborar una propuesta consensuada para mejorar la educación. Gobierne quien gobierne.

hnsVKTZRQ_930x525__1

Ponernos de acuerdo no fue fácil. En el grupo había dirigentes políticos de diversos partidos y geografías del país. Cinco ministros de educación, un gobernador, diputados y senadores y funcionarios nacionales y provinciales del radicalismo, peronismo, Pro, Coalición Cívica, Socialismo, Gen y Frente para la Victoria.

Hace dos semanas tuvimos el último encuentro. Aprobamos un documento compartido que esperamos sirva para promover un acuerdo amplio y fructífero con ministros, líderes políticos y sindicales, docentes, especialistas, alumnos y organizaciones de la sociedad civil. Es urgente revertir la decadencia educativa de décdas y preparar a las nuevas generaciones para un mundo complejo y extremadametne desafiante.

Oficialismo y oposición deberían responsablemente dar un paso inédito: sellar un acuerdo integral que saque a la educación de la dinámica destructiva de los paros y el conflicto permanente.

Entre 2012 y 2018, con la sabia guía de Juan Llach y una metodología desarrollada por RAP (la Red de Acción Política que integramos), escuchamos ponencias de un centenar de expertas y expertos. Viajamos a Brasil para estudiar el sistema de evaluación educativa que realizan escuela por escuela en todo el país y monitorean on line desde Brasilia. También pasamos una semana en Finlandia. Sus reconocidos resultados se basan en la jerarquización y sólida formación docente. En todo el país hay siete centros estatales de formación e investigación de altísimo nivel. De cada 100 candidatos que se postulan para la carrera, ingresan 14. En nuestro país tenemos 1200 institutos públicos, privados y universitarios, con poco control curricular y sin examen de ingreso o egreso. Nos contaron que en los años 60 la educación finlandesa era tan mala que hicieron un acuerdo nacional entre líderes políticos y el sindicato para trabajar juntos, sin conflictos. El cambio asombra.

Después de seis años de análisis, nuestro grupo llegó a un conjunto de acuerdos y propuestas que resumiré en diez puntos para facilitar la comprensión:

1-Sanción de una nueva ley de financiamiento educativo, que garantice una inversión anual del 7% del PBI, con metas y plazos precisos.

2-Creación de un Instituto de Evaluación Educativa, que centralice el programa Aprender y las pruebas internacionales. Los resultados se utilizarán para guiar, apoyar y capacitar a directores y maestros en la mejora del aprendizaje de sus alumnos.

3-Definición de Zonas de Acción Prioritaria, para que todas las mejoras empiecen por los distritos y escuelas más vulnerables. Incentivos para que las mejores escuelas, maestros y programas estén en las zonas carenciadas.

4-Plan de inversión que asegure que en 2025 el 30% de las escuelas tendrán jornada extendida, 6 horas diarias.

5-Creación de una nueva carrera docente para el siglo 21, con exámenes de egreso e incentivos para que los mejores alumnos aspiren a ser docentes.

6- Creación de una carrera para directores, con formación específica.

7- Reforzar la educación inicial, más jardines maternales y salas de 3 y 4 en todo el país, empezando por las zonas prioritarias.

8- Fortalecimiento del equipo directivo y docente de las escuelas secundarias: incentivos para que los directores permanezcan al menos un cohorte completo en sus cargos; nombramientos por cargo y no por horas de profesores, horas de planificación semanal en la escuela, que los docentes no trabajen en más de dos instituciones.

9- Creación de 1 a 5 Institutos Politécnicos Federales por provincia para jerarquizar la educación técnica. Serán instituciones modelo, con carreras terciarias innovadoras, vinculadas a la producción local, la escuela media, la formación profesional, las universidades y el sistema científico-tecnológico.

10- Educación Universitaria: para revertir el bajo índice de graduación, se desarrollará un sistema más flexible, con carreras más cortas, títulos intermedios, permitiendo a los alumnos desarrollar su trayectoria articulando entre distintas carreras, facultades y/o universidades, públicas y privadas, nacionales e internacionales.

Es probable que después de leer estas propuestas piensen: ¿nada más? ¿es tan obvio lo que sugieren? Es exactamente lo que nos pasó cuando fuimos a Finlandia. No nos mostraron edificios de última generación, ni maestras cibernéticas. Visitamos escuelas tradicionales con maestros enseñando en un clima cálido y de respeto. En los pasillos vimos pequeños grupos de alumnos que recibían clases de apoyo con tutores. Había talleres de carpintería, tejido, arte y música. Lo más llamativo era que tenían solo medio día de jornada escolar. “Los niños tienen que jugar”, nos explicaron.

Lo distintivo era el compromiso de los docentes y la sociedad. También la limpieza, el orden, la calidad y simplicidad de los materiales y espacios. El secreto, repitieron, es la excelente formación de los docentes. No existen los supervisores. “¿Para qué?”, inquirieron. “Los maestros son profesionales. Es muy raro que obtengan malos resultados con sus alumnos.” La experiencia finlandesa así como nuestros sensatos y casi “obvios” consensos para mejorar la educación me recuerdan el último poema de Borges, titulado “Los Conjurados”.

El escritor elogia a “los conspiradores” que fundaron la Confederación Suiza en 1291. “Se trata de hombres de diversas estirpes, que profesan diversas religiones y que hablan en diversos idiomas. Han tomado la extraña resolución de ser razonables. Han resuelto olvidar sus diferencias y acentuar sus afinidades.” ¿Estaremos dispuestos a ser razonables frente a la cruda realidad que supimos conseguir?

Fuente: María Eugenia Estenssoro es periodista y ex senadora nacional.


Acciones

Información

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: