LLeyendo a Noah Seattle

El hombre de la foto de llama Noah Seattle, fue un jefe indio de de la tribu suquamish y ha pasado a la historia porque en 1854 su respuesta a Isaac Stevens, enviado especial del presidente norteamericano Franklin Pierce, ante la proposición de compra sobre la tierra de sus antepasados se considera el primer discurso ecologista.

Sus palabras no se comprendieron en su tiempo y ahora nos persiguen.

El Gran Jefe Blanco de Wáshington ha ordenado hacernos saber que nos quiere comprar las tierras. El Gran Jefe Blanco nos ha enviado también palabras de amistad y de buena voluntad. Mucho apreciamos esta gentileza, porque sabemos que poca falta le hace nuestra amistad. Vamos a considerar su oferta pues sabemos que, de no hacerlo, el hombre blanco podrá venir con sus armas de fuego a tomar nuestras tierras. El Gran Jefe Blanco de Wáshington podrá confiar en la palabra del jefe Seattle con la misma certeza que espera el retorno de las estaciones. Como las estrellas inmutables son mis palabras.

¿Cómo se puede comprar o vender el cielo o el calor de la tierra? Esa es para nosotros una idea extraña.

Si nadie puede poseer la frescura del viento ni el fulgor del agua, ¿cómo es posible que usted se proponga comprarlos?

Seguir leyendo “LLeyendo a Noah Seattle”

Anuncios